La Esmeralda                  Joyeros desde 1.907

Aquí te daremos consejos sobre cómo mantener tus joyas, comentaremos curiosidades de mostrador o notas de laboratorio.

 


Mantén tus joyas:

Las joyas son pequeñas esculturas, obras de arte realizadas con materiales preciosos y los materiales precios son delicados.

Las mejores joyas son las que puedes ver, usar y disfrutar. Y como casi todo, requieren un  cuidado y un mantenimiento. 

No te pones tu ropa de calle para hacer limpieza o para cocinar; hemos tenido en nuestros talleres sortijas con diamantes, rubí y ... masa de empanadillas reseca. Por supuesto las patas de oro que sujetaban las piedras estaban totalmente gastadas. De hecho algunas se sujetaban con la masa de empanadilla.

 

Mantener joyas no es difícil:

1º NO LAS ESTROPEES, simplemente. Sigue el mismo criterio que para tu ropa de calle.

2º Límpialas para que luzcan (te diremos cómo más abajo) o llévalas a tu joyero para que él te las limpie, revise y si es necesario, repare.

3º Úsalas y disfrútalas, que son para eso.


NORMA GENERAL: Cuando laves joyas hazlo en una palangana o, como mínimo cierra el desagüe, para evitar que la pieza o una piedra se cuelen por la tubería.


Para mantener collares de perlas:

La perla es una gema de origen orgánico. Se compone de capas sucesivas de carbonato cálcico y conquiolina.

El carbonato cálcico es sensible a ácidos, cosméticos, colonias, etc. (piensa lo delicada que es una mesa de mármol, de composición parecida) y la conquiolina necesita humedad. Además el hilo del collar pasa por el centro de la perla y está en contacto con todas las capas de cultivo; si el hilo está sucio mete porquería dentro. Es como mojar el canto de un libro: se estropean todas las hojas.

Solución:

Lo primero mantener el hilo limpio (si está muy sucio es prudente cambiarlo y enfilar el collar de nuevo).

Llena de agua (del grifo, fría) el recipiente y sumerge el collar.

Lávate las manos con un gel de ducha normal, sin aditivos ni cremas. Cuando tengas buena espuma coge el collar, empápalo y dale varias vueltas suavemente. No lo fuerces para que no se aprieten los nudos del enfilado.

Enjuágalo bien. Puedes poner la palangana debajo del grifo para que el agua rebose suavemente. Comprueba que el hilo esté limpio.

Sécalo con un papel de cocina NO CON UN SECADOR. La humedad es buena para las perlas.

¡Revisa las piedras del cierre antes de tirar el agua! 

Para hidratarlo:

Posiblemente has oído que al usarlo se pone más bonito, que es bueno dormir  o bañarse en el mar con él.

Al usarlo le estas aportando humedad, que la necesita la conquiolina. Excepto para personas con sudor muy ácido la idea es correcta. Lógicamente tendrás que lavarlo con más frecuencia.

Dormir con él no es malo, pero fuerzas mucho el hilo y puedes amanecer rodeada de perlas por todas partes.

Bañarse en el mar es bueno para nuestro componente romántico, aporta agua pero es una porquería. El cierre se empaña, los remates se ponen verdes con la sal y el collar da asco tocarlo.

Si vives en un sitio seco o guardas el collar en una casa sin humedad, tienes un sistema muy cómodo y efectivo:

Moja una toalla blanca (sin colorantes que pueden ser ácidos), escúrrela un poco y dóblala, como si la fueses a guardar. En la penúltima vuelta pones el collar estirado, en redondo y cierras. Deja este "bocadillo" toda la noche (o más). La perla absorbe poco a poco el agua que perdió y recupera, total o parcialmente, su oriente.

Las perlas montadas en sortijas, pendientes, etc. no se deshidratan tanto ya que el agujero está tapado, pero necesitan más limpieza. Con un pincel plano se limpian muy bien.  

 

En breve añadiremos fotos.


Para limpiar joyas con diamantes, rubíes o zafiros .......con lavavajillas de mano (continuará)

¡Cuidado con el agua caliente! ...... es un riesgo. Agua del grifo normal (continuará)

 


Curiosidades:

El marfil se limpia .... con pasta de dientes.

Un cepillo suave y mucho cuidado con las tallas pequeñas y delicadas. Ten en cuenta que el color pardo de marfil viejo se cotiza (incluso se lo dan con te)

Evita los focos fuertes y calientes. Pon un vasito con agua en la vitrina para mantener un grado de humedad. 


Notas de Laboratorio:

Han traído tres rubíes para analizar, comprados en un viaje.

El color era agradable y muy uniforme e igual en las tres piezas.

El análisis demostró que eran naturales pero con grandes fisuras que habían sido rellenadas con vidrio rojo fundido.

Nota: Las piedras tratadas con este procedimiento son de precio muy bajo. Es legal su venta siempre que se indique esta circunstancia.

 

 

 Inicio Nuestras joyas Gemología